¿Qué es la esterilización?

La esterilización consiste en alterar el nivel hormonal o el cuerpo de los animales, de manera que se vea imposible su reproducción. Se emplean en la mayoría de paises desarrollados en animales de compañía para evitar su sobrepoblación.

En el caso de los machos, la forma más común se trata de la castración. Al contrario de lo que mucha gente cree, ésta no consiste en cortar el flujo de esperma como se hace en humanos mediante la vasectomía. La castración consiste en la estirpación quirúrgica de los testículos, donde se producen los espermatozoides y la testosterona.

En las hembras, el mecanismo más extendido es la overiohisterectomía. Ésta es aún más radical que la castración, y en ella se estirpan ambos ovarios y el útero completamente.

Ventajas y desventajas

Para la elaboración de la siguiente lista, se han empleado una serie de estudios públicos provenientes de literatura médica veterinaria (revistas especializadas, libros o estudios universitarios, comprobados por multitud de veterinarios (peer-reviewed) y que han certificado su validez y veracidad.

Machos

En los machos, como se puede observar por la lista siguiente, no se aprecia ningún motivo convincente por el que se recomiende castrar de forma generalizada sin que exista necesidad médica.

✔️ Positivo:

❌ Negativo:

Hembras

Para las perras, la situación es más compleja. El número de beneficios de salud asociados con la esterilización puede exceder los problemas de salud asociados en algunos (no todos) los casos. En definitiva, si la esterilización mejora las probabilidades de una buena salud general o los degrada probablemente dependa de la edad de la perra y del riesgo relativo de diversas enfermedades en las diferentes razas.

✔️ Positivo:

❌ Negativo:

Puedes ver la lista de todas las enfermedades relacionadas y una descripción más detallada en la sección dedicada a ello.

Alternativas

Existen alternativas a la castración y a la overiohisterectomía que permiten evitar la reproducción incontrolada, con menos problemas de salud potenciales asociados.

En el caso de los machos, se puede realizar una vasectomía. Ésta operación se realiza rutinariamente en varones humanos, y consiste en realizar un corte en el tubo espermático, de manera que evita que el semen contenga espermatozoides y por lo tanto sea incapaz de dejar preñada a una hembra en celo.

Tiene un coste similar al de la castración y un periodo de recuperación similar. Gracias a que el animal sigue recibiendo la testosterona, su desarrollo y su salud no se ven afectados negativamente.

En el caso de las hembras, se puede optar por la ligadura de trompas o la inyección rutinaria de progesterona. Ambos se realizan en humanos, y tienen menos efectos secundarios que la histerectomía.